El negocio de la salvación.

El negocio de la salvación.

PRESENTACIÓN

A Juan Carlos Montenegro lo conocí en Quito (Ecuador) después que
había hecho un período de voluntariado en la Misión de Wasakentza, que se
encuentra en el Oriente Ecuatoriano en medio del pueblo Achuar, y cuando
colaboraba con el P. Juan Shutka, Procurador del Vicariato de Méndez, en la
animación misionera dentro del país.
En ese tiempo, cuando iba a terminar sus estudios de “ingeniería
comercial”, Juan Carlos empezó a dar pasos para ir como misionero al
África; por diversas razones el proyecto no se pudo realizar y al final fue
como “misionero” a la Parroquia Santo Domingo Savio de Los Ángeles (CA,
USA), en donde se encuentra trabajando en la Pastoral Juvenil desde hace
unos cuantos años.
Recuerdo todo esto, simplemente para destacar el espíritu inquieto,
creativo y propositivo de Juan Carlos. Ahora me ha pedido que presente el
libro que acaba de escribir para aplicar los conocimientos y técnicas
administrativas a la Pastoral Juvenil. Lo que hago con mucho gusto.

El título del libro me recordó la conclusión a la que llegó Domingo
Savio después que Don Bosco le explicara el significado de las palabras que
se encontraban en un cartel dentro de su oficina (“Da mihi animas coetera
tolle”): “He comprendido que aquí no se busca dinero, sino que el negocio es
buscar almas para el Señor. Espero que también mi alma sea del Señor”.
En la tradición cristiana se utiliza la palabra “economía”, que de acuerdo
al diccionario quiere decir “administración recta y prudente de los bienes”.
La Constitución Apostólica Dei Verbum en los números 3 y 4 nos habla de la
“economía de la salvación” es decir del proceso que Dios ha hecho, a lo largo
de la historia humana, para hacer realidad su plan de salvación; en las cartas
de San Pablo encontramos también muchas referencias sobre el plan de
salvación que Dios ha revelado (Cf. Efesios 1, 3-14).
De tal manera que el título del libro nos pone en la cuestión central para
todo ser humano: la salvación integral, la felicidad plena; pues, como dice el
Señor Jesús: “¿De qué le sirve a uno ganar el mundo entero, si le falta la
vida?” (Mt 16, 26; Mc 8, 36).

Considero un aporte valioso, aunque sé que no es el único en este
sentido, el introducir las técnicas de la administración al servicio de la
Pastoral Juvenil; es una manera inteligente de aprovechar procedimientos que
están siendo sistematizados para la administración económica en función de
la Pastoral Juvenil; eso sí, todos estamos conscientes que la pastoral no se
reduce a técnicas, no es cuestión meramente de marketing… lo fundamental
7
es el “espíritu” que se le da a todas esas técnicas, y ese “espíritu” sólo lo
pone quien las utiliza; de ahí la necesidad de que el Señor Jesús esté en el
centro de nuestras vidas; lo afirma con claridad el autor de libro.
Además, sabemos que el Espíritu sopla por donde quiere (Cf. Jn 3, 8),
por eso el uso de determinadas técnicas no nos debe impedir el acoger la
acción del Espíritu y, antes bien, debemos estar dispuestos, si fuera el caso, a
cambiar nuestros planes. Recordemos lo que decía Don Bosco: “Siempre he
ido adelante siguiendo las inspiraciones del Señor y teniendo en cuenta las
circunstancias”. Esto significa que debemos tener abiertos los dos ojos y los
dos oídos, para ver y escuchar la Palabra de Dios, que surge de la lectura que
hacemos cuando relacionamos la realidad en la que se encuentran los jóvenes
y los pobres con los textos bíblicos.
“El Negocio de la Salvación” es un libro que parte de la realidad, abunda
en hechos de vida que le dan un sabor práctico muy concreto; en otras
palabras, es un libro que recoge una experiencia que ha sido sistematizada
con los criterios de las ciencias de la administración, aunque también hay
muchos elementos pedagógicos, sicológicos y pastorales. Seguramente, la
aplicación de las orientaciones de este libro será causa de que se lo continúe
mejorando en las próximas ediciones.

Mi anhelo es que este valioso esfuerzo realizado por Juan Carlos
Montenegro sea una ayuda eficaz para todas las personas que están
entregadas al servicio de los jóvenes; ellos son, para quien se identifica con
la propuesta de Don Bosco, la razón de nuestras vidas.

P. Esteban Ortiz González, sdb
Consejero Regional para Interamérica

Download

https://evangelizando.co/pjcweb/Biblioteca/Taller_de_lideres/El%20Negocio%20de%20la%20Salvacion_una%20aplicacion%20de%20la%20administracion%20de%20empresas%20a%20la%20pastoral%20juvenil_www.pjcweb.org.pdf

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *